31.08.13 Desde Cadolles Fondes en Ulldemolins al Pantano de Margalef.

Ruta lineal de ida y vuelta por el mismo camino, que parte desde cerca de Cadolles Fondes en Ulldemolins y discurre por senderos junto al río Montsant hasta llegar a la presa del Embalse de Margalef. Incluye visita a la Cova de la Taverna (Cueva de la Taberna).

   Pocos sábado nos quedan de este verano para poder disfrutar de rutas calurosas y puede que con esta demos por finalizada la temporada de rutas veraniegas.
Para acabar el mes de agosto, nos hemos premiado con una fascinante ruta por el desfiladero de Fraguerau (Congost de Frageráu), el cual hemos recorrido junto al río Montsant hasta llegar al embalse de Margalef donde tras el almuerzo hemos visitado parte de la Cueva de la Taberna.
Como es una ruta más larga de lo que solemos hacer habitualmente, nos ha tocado madrugar bastante y la ida la hemos hecho prácticamente corriendo, para dedicarnos a la vuelta a contemplar los estupendos paisajes que el Parque Natural de la Serra del Montsant ofrece y como no, a darnos un baño en el río.
Embalse de Margalef

La ruta empieza desde poco antes de Les Cadolles Fondes, en el Río Montsant cerca de Ulldemolins.
Aproximación:
  La ruta se inicia en la Ermita de Sant Antoni de Ulldemolins (Tarragona). Para llegar hasta aquí, desde Reus, tomamos la carretera N420 dirección Falset, y nos desviamos por Les Borges del Camp  tomando la C242 en dirección a Alforja y luego hacia Cornudella de Montsant. Atravesamos Cornudella y  siempre sin dejar la C242 llegaremos hasta Ulldemolins. A la entrada del pueblo veremos un cartel a la izquierda que indica ERMITES. Seguimos por un camino asfaltado en todo su recorrido, que indica en cada cruce la dirección hacia las Ermitas, hasta llegar a la de Sant Antoni, situada un poco mas arriba de la de Santa Magdalena. Desde la ermita de Sant Antoni seguimos el camino por el que hemos venido y se convierte en una pista de tierra mas o menos practicable por cualquier vehículo, aparcando a casi 1 km. de distancia de Les Cadolles Fondes, en una explanada bajo los pinos, en el lado izquierdo del camino.
Distancia en aproximación: 45 km, Tiempo en aproximación: 1 h.         
Otros datos:
Distancia total: 24,9 km.
Tipo de ruta: Senderos 95 %,
La ruta
Pista forestal 5 %
Tipo de señalización: Exiten postes indicadores en  el recorrido y pinturas rojas y blancas del GR. en la primera parte del mismo, pero después el camino esta bastante claro a pesar de no haber indicaciones.
Cobertura Telefónica: En gran parte del recorrido no hay cobertura de teléfono.
Transito de personas: Habitual en esta época del año, únicamente en la primera parte del recorrido.
La Font de la Gleva
Temperatura: entre 16 y 25º. Soleado
Advertencias: Ruta suave, con poco desnivel que puede ser realizada por cualquier persona habituada a caminar por la montaña.
Inicio de la ruta:
Desde donde hemos dejado el coche, tras calentar un poco, iniciamos la caminata a las 8 de la mañana. A esta hora la temperatura en esta zona no sube mucho de los 10 grados así que empezamos a correr camino abajo hasta que el mismo se acaba, en la zona de la Font de la Gleva, para convertirse en un sendero que se aproxima al cauce del río Montsant, por la zona de les Cadolles Fondes.
Sendero por el Congost de Fraguerau
Aquí encontramos un indicador de rutas GR, que nos marca la dirección hacia Margalef, por la senda que sigue el lado izquierdo del cauce.
Este sendero nos adentra en el desfiladero de Fraguerau (Congost de Fraguerau), por el cual discurre un magnífico recorrido emboscado en gran parte que trata de seguir el curso del río por su lado izquierdo.
Siguiendo el rio Montsant
Enseguida hemos entrado en calor y el silencio de este paraje, en el que alterna la vegetación de ribera con los pinares entre redondeadas formaciones rocosas, nos animan a correr. Pronto pasamos junto al puente colgante que cruza el río, para seguir hacia la Ermita de Sant Bertomeu, por el GR, pero nosotros seguimos rectos junto al río, sin desviarnos.
A un ritmo bastante bueno, llegamos poco después a un cruce de senderos, indicado con un cartel metálico. El   camino de arriba sigue en dirección a Cornudella y nosotros tomamos el camino que baja por la derecha hacia el río.
Por aquí la senda se vuelve mas estrecha y cerrada, aunque muy clara y fácil de seguir. El suelo parece un colchón, formado por las hojas secas que se fueron pudriendo y mezclando con la tierra y amortigua nuestro paso, convirtiéndolo en cómodo  recorrido que agradecen nuestras piernas.
sendero 
En una de las curvas que forma el río pasamos junto a una cueva conocida como La Cova dels Morts. Es una de las muchas cuevas de este tipo que se forman bajo las laderas rocosas del Montsant y que son un perfecto refugio en el caso de que durante la ruta te sorprenda la lluvia.
El recorrido sin indicación pero sin pérdida, sigue junto al río, en todo momento por el lado izquierdo del cauce, hay zonas en las que la senda, casi de adentra en el mismo y en caso de  épocas de crecida del caudal, casi tocaría mojarse los pies.
torrente de L´Engolidor
En esta época del año, el río suelo bajar casi seco por este tramo, pero este año sigue bajando un buen caudal que llena las pozas en su recorrido.
El siguiente cruce de senderos también lo encontramos indicado con cartel metálico, algo deteriorado, ya que siempre hay personas que les molesta ver los indicadores y los estropean. Aquí se puede seguir por la izquierda hacia la zona alta del Montsant, por el barranc de Pelags o recto, como hacemos nosotros, tras cruzar el torrente de agua que baja de l´Engolidor.
sendero emboscado.
En este lugar, antes de cruzar, si tomamos a la derecha junto al río, entre dos grandes rocas, podemos encontrar la Cova de L´Argamasa, otras de las cuevas, esta de grandes dimensiones, mayor a las que hasta el momento hemos visto junto al río.
Pero no paramos y lo dejamos para la vuelta, ya que la intención es hacer el recorrido de ida lo mas rápido posible.
El sendero se adentra de nuevo en zona de vegetación muy poblada y en un momento determinado nos hace desviarnos y subir dando un poco de rodeo, para retomar el curso del río.
Mas de Soleras
Cada vez mas el cauce parece llevar mas agua y empezamos a encontrar bonitas zonas que invitan al baño.
Pero el camino sigue y pasamos por delante de una masía en buen estado (Mas de Soleras), la cual esta construida junto a una gran formación rocosa que constituye la parte posterior de la vivienda. La fachada de la masía da al río y se encuentra en una zona mas abierta del barranco,  en la que el sol a esta hora de la mañana (09,00 h), ya da de lleno.
El camino empieza desde aquí a ensancharse, ya que la vegetación esta mas dispersa por este tramo y muy pronto llegamos al lugar donde el río entrega sus aguas al Pantano de Margalef.
Puente en la senda del pantano
Seguimos desde aquí un sendero mas ancho, que nos conduce hasta un puente metálico, a partir de donde la senda se vuelve  mucho mas limpia y equipada en algunos tramos con escalones y barandas de madera, que convierten el camino en un bonito y cómodo paseo junto al embalse.
Embalse de Margalef
El camino sigue la ladera del pantano con maravillosas vistas del embalse entre subidas y bajadas escalonadas que acaban resultando largas y pesadas algunos de ellas, cuando ya llevamos mas de 10 km de camino recorrido.
Pero el paisaje nos recompensa y  nos anima a caminar hacia la presa motivados con este fascinante sendero.
Al lado contrario del embalse vemos las ruinas de  una antigua masía  prácticamente sobre el agua, se trata del Mas de Caime.

Poco antes de llegar a la presa volvemos a pasar por otro bonito puente colgante, con estructura metálica y de madera que al pasar por el mismo se mueve ligeramente. El cual cruzamos para dirigirnos a la presa, la cual ya vemos muy cerca.
Embalse de Margalef
Poco mas adelante vemos un pequeño edificio al lado opuesto del pantano, que dispone de un embarcadero con una pasarela para bajar una barca.
Y enseguida llegamos a la presa, pequeña y sin mucho atractivo, la cual no dispone de sistema de apertura para evacuar el agua. Cuando el agua llega a la máxima capacidad del pantano, se va evacuando por si sola, al rebosar por la parte superior de la presa, cayendo al río sin necesidad de ningún tipo de control.
Desde  allí mismo, casi sin recuperar el aliento tras la carrera, nos damos la vuelta para regresar por el mismo camino, ya que hemos decidido almorzar sobre el puente colgante que un momento antes hemos pasado.
Presa del embalse de Margalef
Observamos que  por el lado opuesto de la presa discurre un camino, que sube desde Margalef y que permite el paso de vehículos, al menos hasta la misma presa. Luego continúa durante un par de kms, pero de tierra y no se si habrá alguna cadena que impida el paso a vehículos.
Sin duda el  camino y sendero bonito y recomendado  es por el que hemos venido y que se toma desde el lado derecho de la presa si subes de Margalef o izquierdo si vienes de Ulldemolins.
De vuelta por donde hemos llegado, en unos minutos estamos de nuevo ante el puente colgante que permite el paso sobre el Barranc de la Taberna. En el mismo da el sol y nos paramos a almorzar para recuperar las fuerzas que necesitaremos para regresar al punto de partida. Hemos hecho algo unos 12 km. hasta la presa así que nos quedan otros tantos de vuelta.
Puente colgante en pantano de Margalef
Junto al extremo del puente parte un sendero que sube por el barranco, indicado con un cartel de madera con el nombre de La Cogulla. Justo por debajo de este sendero, entra otro menos evidente, sin indicación y más pegado al puente, por el que enseguida encontramos la Balma del Forn dels Maquis, un cobijo bajo la roca, en el que hay un  antiguo horno de barro bien conservado.
Siguiendo por la senda a unos 100 m. muy tapado por la vegetación encontramos un lugar rocoso bajo el cual se accede a la Cueva de la Taberna (Cova de la Taverna).
Balma del Forn dels Maquis
La entrada de la cueva no esta a la vista, hay que entra bajo una gran roca a una antesala grande en la que se puede estar de pie y entonces encontramos al fondo un riachuelo que emana bajo las rocas. Se trata de un pequeño torrente que atraviesa una profunda cueva con muchas cavidades transitables.
Para entrar en la cueva, es necesario ir minimamente equipado con un frontal con luz o una potente linterna, ya que enseguida la luz desaparece, y calzado apropiado, ya que es difícil no meter el pie en el agua.
Para acceder al interior, hay que hacerlo practicamente a gatas y los primeros metros sobre roca mojada hay que caminar agachado y con mucho cuidado de no resbalar, pero poco a poco va tomando anchura y altura y se puede visitar de pie gran parte de ella.
Cueva de la Taberna
No obstante, nosotros no entramos nada mas que unos metros, ya que no era objetivo del día de hoy visitar este lugar que requiere un buen rato y equipación adecuada.  Para los interesados en esta cueva, les aconsejo visitar este blog (espeleobloc), donde de puede obtener buena información sobre la misma.
Sendero escalonado, junto al pantano
Según he leído, en la cueva se encontró un grabado de un ciervo, que puede constituir una de las muestras de arte rupestres mas antiguas de Cataluña.
Tras este pequeño vistazo a la cueva, nos toca retomar el camino de vuelta, por el mismo sitio que llegamos aquí.
De nuevo el sendero escalonado que ahora nos resulta mas sencillo, ya que el desnivel de en descenso casi todo.
Poco después de abandonar el pantano y pasado el Mas de Soleras, paramos a darnos un baño, en el que quizá sea una de las mejores zonas de este rió para tomar el sol y bañares.
Cadolles Fondes, Rio Montsant
En un lugar donde se forman pozas entre grandes rocas redondeadas y en la que se ven numerosos peces nadando en manadas, en sus limpias y saludables aguas.
Este baño en agua fresca nos ayuda a relajar las piernas y tras el mismo afrontamos el camino de vuelta a un paso normal, disfrutando de este maravilloso entorno.
Los últimos kilómetros con el calor y los mas de 20 km. en nuestras piernas, se nos hacen cuesta arriba, entre otras cosas porque desde que dejamos el rió Montsant, en la zona de Les Cadolles Fondes, el camino nos reserva un kilómetro cuesta arriba, que nos parecen 4.
Pero después de todo, acabamos la ruta con casi 25 km. de recorrido entre la ida y la vuelta en menos de cuatro horas y media.
Formaciones rocosas del Montsant
Una ruta larga, que puede resultar dura para gente no acostumbrada a largas caminatas, pero sin desperdicio y con un paisaje inmejorable. Se puede optar por hacer en todo en día, con la ida durante la mañana y tras comer en la zona del embalse, retomar el camino de vuelta, de forma que no se haga tan pesado.
Aquí abajo os dejo unos enlaces con mas fotografías de la ruta y un enlace a wikiloc para descargar el track para el gps.



___________________________________________________________________________
                           
___________________________________________________________________________

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada